Muxía cuenta con un rico patrimonio.

Muxía cuenta con un rico patrimonio natural, histórico, arquitectónico y etnográfico, tanto dentro del núcleo urbano como en su término municipal. El lugar más emblemático de Muxía es la punta de A Barca, allí encontramos paisaje, historia, arte y leyenda. En este extremo peninsular se sitúa el santuario de A Virxe da Barca, fundado en la Edad Media por los monjes de Moraime. El templo actual, de estilo barroco, data de 1719, y fue construido con la aportación económica de los condes de Maceda. La imagen de la Virgen, es una talla de estilo gótico del siglo XIV.

En el núcleo urbano no deberemos de dejar de visitar la iglesia parroquial de Santa María, un templo de estilo gótico marinero, con trazos semejantes a Santa María da Atalaia de Laxe o Santa María das Areas de Fisterra. En la zona de O Coído se encuentra el secadero de congrio, el único que se conserva en Galicia y en la península. En él podemos observar el proceso de secado de este pescado. En una casa particular de la calle Matadero, se localiza un pequeño museo que recoge la obra del fotógrafo muxián Ramón Caamaño Bentín (1908-2007). Un poco más al sur, en la plaza de A Camposa, en el Edificio de Servicios Múltiples, podemos contemplar la exposición permanente sobre la catástrofe del buque Prestige.

En San Martiño de Ozón hubo otro monasterio benedictino del que se conserva parte de su iglesia románica y del claustro. A comienzos del siglo XVIII se construyó la grandiosa casa rectoral y años más tarde el alargado hórreo de 22 pares de pies. Dentro del ayuntamiento tenemos otras iglesias que mantienen parte de su fábrica románica como la de San Pedro de Leis, Santa María de Morquintián, Santa Locaia de Frixe San Cristovo de Nemiña.

Unos de los lugares de mayor encanto de las tierras del interior de Muxía es As Caldeiras do Castro, situado en la parroquia de Coucieiro. Aquí el río Castro atraviesa una zona granítica y formó rápidos y cascadas, que dieron lugar a la creación de pilones o marmitas de gigante, conocidas localmente como caldeiras. En sus cercanías se encuentra la capilla de Santo Outelo y un hermoso crucero, ambos del siglo XVII.

Otro lugar emblemático del ayuntamiento muxián es el caboTouriñán, la punta más occidental de Galicia y de España peninsular. Se trata de una alargada península que termina en pendientes cantiles, en los que el mar bate con fuerza. Aquí la naturaleza se impone al ser humano. En el lado oeste del cabo se sitúa el faro, que data del año 1898. Actualmente fue sustituido por una torre de cemento construida en 1981.

que-visitar-bela-muxia-09

Pedra dos Cadrís.

Frente a la capilla, a lado del mar, se encuentran las piedras de Abalar y de Os Cadrís, que formaban parte de un antiguo santuario pagano, cristianizado más tarde a través de la leyenda de la aparición de la Virgen al Apóstol Santiago. De esta manera estas piedras pasarán a formar parte de la embarcación en la que llegó la Virgen. La piedra de Abalar pasó a ser la barca y la de Os Cadrís, la vela.

que-visitar-bela-muxia-04

San Moirame.

Fuera del núcleo urbano se recomienda visitar Moraime, centro histórico de gran interés. En este lugar se encontraron los restos de una mansión romana y de una necrópolis visigótica. Luego se fundó el monasterio de San Xulián y se convirtió así en el centro cristiano más importante de A Costa da Morte. De esta época tenemos como vestigio la magnífica iglesia románica, que conserva en su interior pinturas murales del siglo XVI. Próxima a la iglesia está la antigua rectoral, un grandioso edificio del siglo XVIII, rehabilitado para dedicarlo al turismo rural.