Rutas por A Costa da Morte.

La villa de Muxía se sitúa en la parte central de A Costa da Morte, esta situación facilita el conocimiento de esta región a través de dos rutas, una hacia el norte que nos lleva hasta Malpica, y otra hacia el sur, en dirección a Fisterra y Muros

 

RUTA NORTE

Salimos de Muxía por la carretera que conduce a Berdoias, al pasar Quintáns cogemos a la izquierda hacia Ponte do Porto y Camariñas. Hacemos una primera parada en Cereixo, para ver la iglesia románica de Santiago. En el tímpano de la puerta sur tenemos la representación del traslado del cuerpo del Apóstol Santiago. De par de la iglesia están las torres de Cereixo, un pazo del siglo XVIII, que perteneció a los condes de Maceda.
Atravesamos el río de O Porto, en Ponte do Porto, y seguimos dirección a Camariñas, villa marinera y capital del encaje que se realiza en las parroquias que bordean la ría. Hay un museo dedicado a esta artesanía. Desde Camariñas nos trasladamos al cabo Vilán, un promontorio rocoso sobre el cual se construyó el impresionante faro que entró en funcionamiento en 1896. Las vistas desde este lugar son espléndidas.

De vuelta merece la pena coger la pista que conduce al Cementerio de los Ingleses, el lugar más simbólico de los numerosos naufragios que se produjeron en esta costa.

Allí están enterrados los cuerpos que se pudieron recuperar del naufragio del buque inglés The Serpent, que en 1890 embarrancó contra los bajos de la punta de O Boi. Esta pista nos ofrece espectaculares vistas sobre el litoral. Después de pasar por Santa Mariña y Arou, llegamos a Camelle, villa marinera conocida por vivir en ella el alemán Manfred.

De Camelle salimos de nuevo a Ponte do Porto y tomamos dirección a Laxe. Al pasar por Traba, nos llamará la atención las vistas sobre su valle y la extensa playa. Laxe es una villa turística y marinera, que dispone de una hermosa playa. La Casa do Arco y la iglesia de Santa María da Atalaia, son los dos monumentos más destacados. Desde Laxe cogemos dirección a Cabana de Bergantiños, bordeando la ensenada de A Insua, en la desembocadura del Anllóns. Al cruzar este río, en Ponteceso, podemos girar a la izquierda y acercarnos a la villa de Corme y a la punta del Roncudo, o sino coger en dirección a Malpica. Este puerto marinero es uno de los más típicos de esta costa. Frente a la playa Area Maior, vemos las islas Sisargas.

De vuelta de Malpica pasaremos por Buño, el centro alfarero más importante de Galicia, donde podemos visitar el ecomuseo de O Forno do Forte. Volvemos a Ponteceso y Cabana, y al llegar As Agrelas, nos desviamos en dirección a Baio, para ver el dolmen de Dombate, el monumento más conocido de nuestra cultura megalítica. En Baio tomamos la carretera comarcal 552 que nos traslada a Vimianzo, aquí visitaremos su castillo medieval. En él se hace A Mostra de Artesanía en Vivo. Desde este lugar regresamos de nuevo a Muxía.

RUTA SUR

Para iniciar esta ruta salimos de Muxía por la carretera que se dirige a Cee. Al llegar a Pereiriña, cogemos a la derecha en dirección a Lires, una acogedora aldea protegida de los vientos del mar, en la que desemboca el río Castro. Luego seguimos en dirección a Fisterra. Pasamos por la playa de O Rostro, un arenal salvaje y solitario, apropiado para dar un paseo. Después de pasar por pequeños núcleos de población llegamos a Fisterra, el lugar más visitado de A Costa da Morte, fin de ruta jacobea, igual que Muxía. Primero nos dirigimos al faro, situado en el extremo occidental del cabo. El edificio data de 1853, cuando se instalaron las primeras señales marítimas en esta costa. Este lugar convida a contemplar el paisaje, en el que sobresale el monte Pindo que vemos enfrente. Tenemos una pista que sube a la cima del monte Facho, lugar de leyendas y donde se encuentran los restos de la capilla de San Guillerme.

De regreso conviene visitar la iglesia parroquial de Santa María das Areas, un templo de origen románico, pero su mayor parte de estilo gótico. Dentro de la villa se recomienda visitar su puerto, la lonja y el museo de pesca, situado en el antiguo castillo de San Carlos, y dar un paseo por su casco antiguo.

Salimos de Fisterra por la carretera comarcal 552, y después de pasar por Sardiñeiro y Estorde, llegamos a Corcubión, una villa histórica que conserva de manera aceptable su patrimonio arquitectónico, en el que abundan las casas blasonadas. Su monumento más reseñable es la iglesia de San Marcos, de estilo gótico, que conserva en su interior una valiosa talla de su patrono. Unida a este núcleo se encuentra la villa de Cee, centro comercial y de servicios de la parte sur de A Costa da Morte. El edificio de la fundación Fernando Blanco, la iglesia parroquial de A Virxe da Xunqueira y el pazo de O Cotón, son los edificios más nobles.

En Cee tomamos la carretera que se dirige a Muros, una vía que bordea el mar y nos ofrece hermosas vistas sobre este litoral. Pasamos por el Ézaro, donde desemboca el río Xallas, formando una impresionante cascada. A continuación atravesamos el núcleo de O Pindo, situado al pie del conocido monte. Después de pasar Caldebarcos y otras pequeñas localidades, llegamos a Carnota, conocida por su largo y monumental hórreo. La ruta ahora continúa por las parroquias de LiraLariño y Louro. En San Francisco tenemos una excelente playa y un convento fundado en el siglo XV, convertido actualmente en una hospedaría. A pocos kilómetros está la villa histórica de Muros, con un interesante casco antiguo constituido por calles estrechas y pequeñas plazas. El monumento de mayor interés es la iglesia parroquial de Santa María do Campo, una construcción de estilo gótico. Desde esta villa regresamos de nuevo a Muxía, lugar de partida.