Rutas por A Costa da Morte.

La villa de Muxía se sitúa en la parte central de A Costa da Morte, esta situación facilita el conocimiento de esta región a través de dos rutas, una hacia el norte que nos lleva hasta Malpica, y otra hacia el sur, en dirección a Fisterra y Muros

 

rutas-bela-muxia-dos-muiños
rutas-bela-muxia-cabo-touriñan
muxia-bela-muxia-12
muxia-bela-muxia-11

RUTA NORTE

Salimos de Muxía por la carretera que conduce a Berdoias, al pasar Quintáns cogemos a la izquierda hacia Ponte do Porto y Camariñas. Hacemos una primera parada en Cereixo, para ver la iglesia románica de Santiago. En el tímpano de la puerta sur tenemos la representación del traslado del cuerpo del Apóstol Santiago. De par de la iglesia están las torres de Cereixo, un pazo del siglo XVIII, que perteneció a los condes de Maceda.
Atravesamos el río de O Porto, en Ponte do Porto, y seguimos dirección a Camariñas, villa marinera y capital del encaje que se realiza en las parroquias que bordean la ría. Hay un museo dedicado a esta artesanía. Desde Camariñas nos trasladamos al cabo Vilán, un promontorio rocoso sobre el cual se construyó el impresionante faro que entró en funcionamiento en 1896. Las vistas desde este lugar son espléndidas.

De vuelta merece la pena coger la pista que conduce al Cementerio de los Ingleses, el lugar más simbólico de los numerosos naufragios que se produjeron en esta costa.

rutas-bela-muxia-que-visitar
rutas-bela-muxia-caldeiras-do-castro
rutas-bela-muxia-monte-facho
muxia-bela-muxia-19

RUTA SUR

Para iniciar esta ruta salimos de Muxía por la carretera que se dirige a Cee. Al llegar a Pereiriña, cogemos a la derecha en dirección a Lires, una acogedora aldea protegida de los vientos del mar, en la que desemboca el río Castro. Luego seguimos en dirección a Fisterra. Pasamos por la playa de O Rostro, un arenal salvaje y solitario, apropiado para dar un paseo. Después de pasar por pequeños núcleos de población llegamos a Fisterra, el lugar más visitado de A Costa da Morte, fin de ruta jacobea, igual que Muxía. Primero nos dirigimos al faro, situado en el extremo occidental del cabo. El edificio data de 1853, cuando se instalaron las primeras señales marítimas en esta costa. Este lugar convida a contemplar el paisaje, en el que sobresale el monte Pindo que vemos enfrente. Tenemos una pista que sube a la cima del monte Facho, lugar de leyendas y donde se encuentran los restos de la capilla de San Guillerme.